Lhasa de Sela

Lhasa de Sela es una voz, una voz profunda, eterna, llena de la melancolía, del sufrimiento, de la fuerza de todas las culturas y naciones que la formaron. Hija de padre mexicano y madre estadounidense, con su familia aprendió de canto, de circo, de artes escénicas, de cultura mexicana y judía, y de viajes constantes.

Nos dejó tres brillantes discos, con su voz y sensibilidad únicas. Se fue en 2010, pero nunca la olvidaremos.